martes, julio 26, 2016

En el Heraldo

Reportaje que salió hace unas pocas semanas en el Heraldo de Aragón.
Muy agradecido a Mariano Garcia por sus palabras, su atención y gracias a Guillermo por la foto.

miércoles, abril 13, 2016

El abrazo del árbol

Anaya ha publicado esta semana pasada el libro El abrazo del árbol, escrito maravillosamente por Ana Alcolea y que he tenido el PLACER de ilustrar, también de volver a pintar con acuarelas, algo que no hacía desde hace casi 10 años, reconozco que me costó bastante.



Miguel es un niño bastante miedoso, y una de las cosas que más le asusta es el árbol que hay de camino a su colegio. Pero el día en que su perro Gustavino desaparezca entre sus ramas y raíces, no tendrá más remedio que olvidar sus temores e ir a buscarlo.

Normalmente los símbolos y mensajes no se suelen descubrir, pero a veces es divertido contarlos, aquí van algunos detalles acerca de su cubierta.

Lo primero es afrontar la parte mas visual, lo que vemos a primer golpe de vista. Era muy  importante estudiar como es el diseño de la colección a la que pertenece el libro, Sopa de libros, prestigioso sello de la editorial. En sus cubiertas la figura es lo más importante y que además destaca sobre un fondo neutro, generalmente blanco.


Esquema de cubierta

Decidí ilustrar una sola figura que se compone de tres elementos: Miguel, su perro y el árbol. El número 3 es esencial a lo largo del libro.
Para ello jugué con una forma circular para el árbol pero sólo me permití dibujar la parte más alta de ese árbol y una figura triangular para Miguel y Gustavino. Sí, lo reconozco no me gustan nada las matemáticas, pero en cambio disfruto muchísimo componiendo a partir de formas geométricas básicas.

Boceto de cubierta

Era muy importante situar a Miguel desde lo más alto del árbol. La idea era que tanto el niño como el perro estuviesen mirando hacia el exterior del libro, a algo que haya fuera del libro, pero desde una gran altura, desde la copa del árbol. También se observan algunos detalles de los animales que se encontrará a lo largo de su aventura. Todo ello hace que aumente la intriga.


El libro habla de superar miedos y lo hace a partir del conocimiento y por tanto del crecimiento, es algo a lo que aspiran todos los niños, a CRECER y ver las cosas de otra manera.


Cubierta coloreada en acuarela
Así que volví a recurrir a otra forma geométrica que ya había utilizado en El secreto del galeón también escrito por Ana, la ESPIRAL y en concreto la más perfecta espiral que hay en la naturaleza, la de Fibonnacci. Creo que no hay un símbolo más claro para representar el crecimiento que una espiral y está ahí insinuada entre las tres figuras que se esconden dentro del árbol.

viernes, abril 01, 2016

Segundas partes siempre fueron buenísimas

ÉRASE UNA VEZ...
Es una colección con las segundas partes de los cuentos y novelas infantiles más famosos de todos los tiempos.

Una continuación inesperada, sorprendente.
Escritos con mucho respeto a los personajes originales, pero también de forma muy irreverente. Y con mucho humor, por supuesto. Una manera original, contemporánea, distinta, de acercar los clásicos a los niños de hoy en día.
Con esta premisa parte el que posiblemente sea el proyecto literario más grande con el que me he enfrentado, 4 libros ilustrados con textos de los prestigiosos escritores Roberto Santiago y Eva Redondo. Novelas de 250 páginas y con una enorme cantidad de ilustraciones. Ha sido fantástico participar en algo así.
Los dos primeros números de la colección, editados de manera soberbia por Edebé son:
Hansel y Gretel, el retorno de la bruja



El patito feo y sus fieles seguidores
La colección se ha publicado tanto en castellano como en catalán.

Ahora vas a saber qué les ocurrió desués de la palabra "Fin"

viernes, marzo 11, 2016

Los dibujos también ayudan a soñar mejor

Hace pocos días, estuve una mañana entera dando charlas en un par de ciudades de la provincia de Huesca.
Siempre que empiezo una charla, lo hago con la habitación del dragón, el mural que pinté en el Hospital infantil de Zaragoza para el proyecto Believe in art, sobre todo para hablar del poder que tiene un dibujo y lo que repercute en la imaginación de cualquier niño.
Nada más salir la foto en la pantalla, levantó la manita un niño de 5º de primaria de unos 10 años y me dijo:
–Eso es en un hospital de Zaragoza. En la tercera planta, en cirugía.
–Justo, os iba a decir eso mismo, ¿has estado en el hospital?
–Sí, en esa habitación.
–¡Uau! vaya sorpresa, ¿estuviste bien?
–Síííí.
–Y ahora ya estás recuperado, ¿verdad?
–Claro.

Le pregunté su nombre (no me olvido de él) y seguí hablando de dibujos, de libros, de ilustraciones, de comunicación, a mitad de charla mientras les hablaba de la utilidad que tienen los dibujos. Y volvió a levantar la mano y a decir:

–Los dibujos también ayudan a soñar mejor.

¡Ojo a la frase! Nunca hubiese imaginado una frase más contundente. Con tantísimo sentido.

Ahí ya estaba muy tocado, me emocioné, mucho.
Al terminar la charla, mientras firmaba libros, el niño se puso detrás de mí, y cuando ya no quedaba nadie, me pidió que le diera algún consejo para dibujar, que le gustaba mucho dibujar y que quería aprender más. El niño estaba súper atento mientras le contaba cosas, y luego le pregunté:
–¿Estuviste mucho tiempo en el hospital?
–Un año. También estuve en oncopediatría. Yo tampoco tenía pelo como tú, y no lo llevaba nada bien.
–Bueno, pero tú ya tienes mucho pelo, y ya ves, yo sigo igual, me alegro mucho de verdad que estés ya bien.
–Sí.

Me contó que ahora ya tenía mucho pelo y que podía actuar en una obra de teatro, que tenían dentro de muy poco una función y que le tocaba ser el rey Jaime I.
Ahí me quedé quieto muy emocionado, mientras se marchaba con la profe al recreo.

Se me ocurrió escribir en las redes sociales la FRASE que me soltó en mitad de charla y tanto tuiter como Facebook han sido una verdadera locura por la cantidad de notificaciones, RT y compartidos que he recibido en muy poco tiempo. Lo agradezco.
En principio no pensaba contarlo, pero el proyecto Believe in Art continúa, se están ampliando las intervenciones en diferentes plantas del hospital y claro, para desarrollarlo se necesita material de pintura, y otros utensilios para poder continuarlo y hacer ese proyecto mucho más grande y desde su web se puede colaborar. Les animo a visitar su web y ver las cosas tan guapas que se están haciendo. http://www.believeinart.org/
Muchas gracias.



sábado, febrero 13, 2016

Guardas

Ilustrar las guardas de un álbum es una parte divertidísima del proceso creativo de cada libro, disfruto aportando alguna idea paralela a la lectura principal, lo que me permite jugar con elementos propios de un prólogo y de un colofón, además en algunas ocasiones, también puedo variar la técnica usada en las tripas del libro.

En San Jorge mostré una superficie agrietada como de tierra seca, desértica, pero también podría ser la piel más propia de un reptil o de un dragón, quizá se vería más claro si en vez de tener esos tonos tierra o marrones fuesen verdes, y ahí surge la vegetación de las guardas finales, vamos, que una vez eliminado el dragón llega la primavera al desierto.

En Moscogonías vemos puntos blancos que son estrellas y constelaciones, al final, no vemos solo estrellas, lo que apreciamos como Moscón son animales.

En Atilio, tenemos a Melisa alimentándose dentro de un gran queso, en cambio quién está dentro de un libro es Atilio, el libro es de caballeros, claro y acompañado de una gran espada, en las guardas finales la espada se queda clavada sobre la comida y desaparecen los ratones… y el libro.

En la Campana de Huesca, vemos un tablero de ajedrez, con un color uniforme y muchas figuras asediando al rey que está enrocado junto a la torre. Al final la figura del rey está en el centro algo más grande, el alfil está tumbado y por supuesto su cabeza fuera del tablero. El rojo comparte protagonismo con el amarillo.

En Rabadancito vemos un par de rabadanes con las ovejas mientras el célebre fotógrafo Ricardo Compairé capta el momento, el resultado de esa foto se puede ver al final junto a otras muchas más, acompañado de otros utensilios propios de los pastores de los Pirineos.