viernes, marzo 11, 2016

Los dibujos también ayudan a soñar mejor

Hace pocos días, estuve una mañana entera dando charlas en un par de ciudades de la provincia de Huesca.
Siempre que empiezo una charla, lo hago con la habitación del dragón, el mural que pinté en el Hospital infantil de Zaragoza para el proyecto Believe in art, sobre todo para hablar del poder que tiene un dibujo y lo que repercute en la imaginación de cualquier niño.
Nada más salir la foto en la pantalla, levantó la manita un niño de 5º de primaria de unos 10 años y me dijo:
–Eso es en un hospital de Zaragoza. En la tercera planta, en cirugía.
–Justo, os iba a decir eso mismo, ¿has estado en el hospital?
–Sí, en esa habitación.
–¡Uau! vaya sorpresa, ¿estuviste bien?
–Síííí.
–Y ahora ya estás recuperado, ¿verdad?
–Claro.

Le pregunté su nombre (no me olvido de él) y seguí hablando de dibujos, de libros, de ilustraciones, de comunicación, a mitad de charla mientras les hablaba de la utilidad que tienen los dibujos. Y volvió a levantar la mano y a decir:

–Los dibujos también ayudan a soñar mejor.

¡Ojo a la frase! Nunca hubiese imaginado una frase más contundente. Con tantísimo sentido.

Ahí ya estaba muy tocado, me emocioné, mucho.
Al terminar la charla, mientras firmaba libros, el niño se puso detrás de mí, y cuando ya no quedaba nadie, me pidió que le diera algún consejo para dibujar, que le gustaba mucho dibujar y que quería aprender más. El niño estaba súper atento mientras le contaba cosas, y luego le pregunté:
–¿Estuviste mucho tiempo en el hospital?
–Un año. También estuve en oncopediatría. Yo tampoco tenía pelo como tú, y no lo llevaba nada bien.
–Bueno, pero tú ya tienes mucho pelo, y ya ves, yo sigo igual, me alegro mucho de verdad que estés ya bien.
–Sí.

Me contó que ahora ya tenía mucho pelo y que podía actuar en una obra de teatro, que tenían dentro de muy poco una función y que le tocaba ser el rey Jaime I.
Ahí me quedé quieto muy emocionado, mientras se marchaba con la profe al recreo.

Se me ocurrió escribir en las redes sociales la FRASE que me soltó en mitad de charla y tanto tuiter como Facebook han sido una verdadera locura por la cantidad de notificaciones, RT y compartidos que he recibido en muy poco tiempo. Lo agradezco.
En principio no pensaba contarlo, pero el proyecto Believe in Art continúa, se están ampliando las intervenciones en diferentes plantas del hospital y claro, para desarrollarlo se necesita material de pintura, y otros utensilios para poder continuarlo y hacer ese proyecto mucho más grande y desde su web se puede colaborar. Les animo a visitar su web y ver las cosas tan guapas que se están haciendo. http://www.believeinart.org/
Muchas gracias.



6 comentarios:

manuel dijo...

¡Qué bonita historia David! Digna de que alguien escriba -y dibuje- un cuento... Un saludo!

Trinita dijo...

Emocionante, sin duda. Gran frase que me apunto. Tus dibujos sí que hacer soñar...

Lola Azul dijo...

Ha sido una suerte encontrarte. Lo que cuentas en esta entrada es muy emotivo y me alegra que el dibujo, el arte pueda hacer tanto bien. ¡¡Gracias!!

Susana dijo...

Es emocionante...y genial este proyecto...mi sobrina de 11 años Patricia esta ingresada ahora mismo en esa habitación...y es fantástico verle sonreír cuando nos enseña los dibujos...a ella le encanta pintar...ella estará poquitos días..pero verles sonreír en un lugar así...no tiene palabras...gracias!!!

Susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enrique Tortosa dijo...

Que grande David... espero nos volvamos a ver y charlar un rato! Eres un gran artista